Seleccionar página

Miguel López Langa aportó las escrituras de varias propiedades que cubrían esa cifra para evitar que el responsable de Diviertt ingresara en prisión.

Un empresario de la noche madrileña y socio en varios negocios de Miguel Ángel Flores ha sido la persona que abonó el pasado día 28 de diciembre la fianza de 200.000 euros impuesta por el juez para que el responsable de Diviertt no ingresara en la cárcel.

En el juzgado de instrucción número 51 de Plaza de Castilla comparecía, ese día 28 a media tarde, Miguel López Langa, quien aportó ante el magistrado Eduardo Lopez Palop las escrituras de varias propiedades que cubrían esa cifra de 200.000 euros. El juzgado asumió dos escrituras públicas: una que establece la propiedad de una vivienda situada en los alrededores de Plaza de España y otra sobre una plaza de garaje también localizada en la misma zona.
López Langa compareció ante el juez en calidad de administrador de la mercantil Rebyc Gestion Sociedad Limitada, una compañía cuyo objeto social es amplio. Desde la actividad de hostelería hasta la edición musical pasando por la compra, venta y alquiler de inmuebles.
Miguel López Langa es un empresario del ocio nocturno en la capital y ha operado en recintos tan conocidos como la Sala Heineken, hoy Sala Marco Aldany, situada en la calle Princesa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies