Seleccionar página

Inventar y proteger las marcas registradas es fundamental para poner en marcha cualquier negocio: es por ello que lo primero que debemos hacer es definir quiénes somos y el valor diferencial que vamos a aportar

Las marcas comerciales son una parte importante de la propiedad intelectual de su empresa. Pero si eres como muchos propietarios de pequeñas empresas, es posible que no sepas exactamente qué es una marca o cómo protegerla.

He aquí algunos datos que aclaran varios de los malentendidos más comunes sobre las marcas.

 

¿Qué es una marca comercial?

Una marca comercial es una palabra, una frase, un símbolo o un sonido que se utiliza para identificar una empresa y diferenciarla de la competencia. Puede registrar el nombre de la empresa, el eslogan, el logotipo o el envase. Por ejemplo, la empresa Nestlé tiene marcas registradas como «Lóreal”, la palabra «Nescafé» escrita en letra negra sobre fondo blanco, la frase «A gusto con la vida» y con el icono de un nido de aves.

Muchos propietarios de empresas piensan que cuando constituyen una entidad comercial en su estado, también obtienen una marca registrada sobre su nombre comercial. Esto no es exactamente cierto. La constitución de una entidad comercial le otorga algunos derechos de marca registrada en el nombre de su empresa según la legislación estatal. Y su estado no permitirá que se constituya otra empresa con el mismo nombre que la suya.

Pero esta protección del nombre de su empresa no se extenderá más allá de las fronteras estatales, y los derechos que tiene pueden ser difíciles de aplicar. El simple hecho de constituir una empresa no le otorga ningún derecho de marca sobre sus otras marcas, como el eslogan o el logotipo. Para obtener una protección a escala nacional y unos derechos de ejecución más sólidos, debe registrar sus marcas en la OEPM.

No todos los nombres de empresas son iguales

Algunos nombres de empresas están más protegidos que otros. Y algunos tipos de nombres no pueden registrarse como marcas porque son demasiado genéricos.

La mayor protección de las marcas se aplica a los nombres «de fantasía» o inventados, como «Xerox», y a los nombres «arbitrarios» que utilizan una palabra común para referirse a un producto no relacionado, como los ordenadores «Apple» o la compañía petrolera «Repsol».

Los nombres sugestivos que dan a entender las cualidades de un producto sin nombrarlo – como «Under Armour» o «JiffyLube»- también son susceptibles de ser registrados.

Los nombres descriptivos o de ubicación, como «Chicago Pizza» o «Clean Car Wash», no suelen ser marcas registradas. Tampoco los nombres puramente genéricos, como «Ice Cream».

A la hora de elegir un nombre para su empresa, considere la posibilidad de elegir un nombre que pueda ser objeto de protección de marca.

 

Haga una búsqueda de marcas antes de nombrar a su empresa

Es un escenario común. Eliges el nombre de tu empresa, creas un sitio web, imprimes carteles, etiquetas y material promocional y empiezas a vender. Y entonces llega una carta del abogado de otra empresa diciéndole que está infringiendo las marcas de la otra empresa.

Cambiar el nombre y la marca de su empresa es caro. Y la mayoría de las pequeñas empresas no pueden permitirse luchar contra una demanda por infracción de marca.

Para evitar un costoso cambio de marca o un litigio, realice una búsqueda de marcas antes de ponerle nombre a su empresa para averiguar si el nombre propuesto puede infringir la marca de otra persona. Si no quiere hacer la búsqueda usted mismo, LegalZoom ofrece búsquedas de marcas comerciales completas y asequibles.

Su clase de marca es importante

Para registrar una marca, debe presentar una solicitud ante la USPTO. Entre la información que necesitarás está la «clase» de productos o servicios a los que se aplicará tu marca.

La OEPM tiene 45 clases de productos y servicios, y es importante elegir la correcta, porque su marca sólo será válida para la(s) clase(s) que usted especifique. Si se equivoca, no podrá modificar su registro posteriormente.

La elección de la clase correcta puede resultar a veces confusa. Por ejemplo, si vende camisetas serigrafiadas, ¿Debe tener una marca para un producto (camisetas) o un servicio (impresión), o ambos? Consulte con un abogado de marcas si no está seguro de cómo elegir una clase de marca.